Más sanos que un ajo

febrero 24, 2017 | 0 Comments | agenciajoe

Este cambio de sede nos va a venir que ni pintado. Si la semana pasada os comentábamos que el traslado a la nueva Agència había aportado beneficiosos cambios a nuestras rutinas deportivas, en el post de esta semana os contaremos cómo ha afectado también a nuestros hábitos alimenticios el contar con algunos locales de comida ecológica muy a mano. Como veis, nos tomamos el rollo de la vida sana muy enserio. ¿Estaremos madurando?

Hace ya un par de años que Agència Joe colaboró con Si Déu Vol en un innovador ciclo de conferencias llamado “I Congrés coneixements per un món millor”, que reunía a un fantástico grupo de oradores de diferentes campos. Allí, un señor llamado Josep Pamies plantó una pequeña semilla en las mentes de los asistentes, pues sus palabras sobre los malos hábitos de consumo hacia los que nos empuja esta sociedad capitalista calaron muy hondo. Habló básicamente de dos temas: de la mierda presente en la comida (conservantes, pesticidas, hormonas, aceite de palma…) y los devastadores efectos para el planeta como consecuencia de su producción, y de la malicia de la industria farmacéutica que, para llenar sus bolsillos, pone nuestra salud a su merced creando medicinas nocivas para el organismo mientras orquesta prohibiciones de plantas naturales, utilizadas como remedio de las más diversas enfermedades desde tiempos ancestrales.

La verdad, al principio piensas “no será para tanto”, pero a medida que hemos ido investigando, sobretodo sobre nuestro propio cuerpo, hemos ido cediendo terreno a la gastronomía ecológica y a las terapias naturales con excelentes resultados.

Hoy mismo compartimos el vídeo de Miquel masticando jengibre, un antibiótico natural que le viene de perlas en los días de congestión nasal y dolor de cabeza. ¿Que para algunos es algo desagradable? Si. ¿Que es eficaz? También.

Así, de un tiempo a esta parte, desterramos malos hábitos y las comidas ecológicas y terapias como ésta son cada vez más comunes en Agència Joe: sustituir el azúcar por la miel, agua con limón por las mañanas (tiene múltiples propiedades), sorber jugo de piña para las anginas, infusiones de mezclas de plantas naturales para problemas específicos (semillas de calabaza, polen de centeno, epilobio, raíz de ortiga, gayuba, uña de gato…), el Despertar del Buda (potente desayuno con semillas de chía, maca y vainilla), reiki para combatir ciertos males… entre otras muchas.

Mientras tanto, Pedro, a sus 22 añitos, sigue con sus Bollicaos y porquerías varias sin hacer caso a nuestros repetitivos consejos. Tiempo al tiempo.